Cuentos de ciencia ficción El asesino del guante rojo

Cuentos de ciencia ficción El asesino del guante rojo

El aumento de los crímenes en la ciudad, había obligado a las autoridades a aplicar un toque de queda. Eso significaba que los civiles no debían salir de sus casas luego de que el reloj marcara las nueve de la noche.

Particularmente, la gente le temía al asesino serial del “guante rojo”. Los noticieros le dieron ese apodo, dado que sus víctimas tenían sobre el pecho un guante rojo al que le faltaba el dedo meñique.

Por su parte, Jonathan un detective que tenía poco tiempo patrullando las calles, frecuentemente le decía a su compañero que tarde o temprano el criminal cometería un error.

– Las leyes de la probabilidad están de nuestro lado. Falta poco para que lo atrapemos.

– Ojalá, porque ya van 12 asesinatos y no hay ninguna pista sólida que nos indique su identidad.

– Por cierto ¿Te has fijado que la mayoría de los decesos han ocurrido en un reducido radio de calles? Eso quiere decir que el asesino del guante rojo vive por ahí cerca y en el momento de las pesquisas se confunde con el resto de la población.

– Por la expresión en tu rostro, creo que ya se te ocurrió algo ¿no es así Jonathan?

– Sí. Me pondré un disfraz y pasaré por cada uno de los callejones en los que ha atacado hasta que “me mate”.

– ¿Qué? Tu muerte como ayudaría a la policía a capturarlo.

– No me va a matar. Debajo del disfraz llevaré un chaleco antibalas. Sólo fingiré que no respiro, para observar claramente quien es.

– Excelente idea ¿cuándo la pondrás en práctica?

– Esta misma noche, no tenemos tiempo que perder.

Jonathan cumplió con lo dicho y desde que el cielo se oscureció, caminó por las oscuras calles, hasta que un jueves, alguien lo apuñaló por la espalda y le robó el maletín que llevaba.

En un suspiro, el detective voltee hacia atrás para ver a su agresor, pero no lo logró, ya que este había entrado a un local de comida rápida.

Jonathan vio su reloj y este indicaba que eran las 8:45. Entró al expendio de hamburguesas y mientras enseñaba su placa gritó con voz grave.

– ¡Arriba las manos, que nadie se mueva! Todos póngase contra la pared. Voy a revisar sus pertenencias, pues uno de ustedes es nada más y nada menos que el asesino del guante rojo.

Por suerte, solamente había nueve comensales, con lo que la búsqueda del criminal sería algo relativamente sencillo. Uno a uno, las personas iban siendo descartadas, ya que el detective no hallaba nada que los incriminara.

No obstante, llegó hasta donde estaba una mujer quien vestía un largo abrigo de color azul.

– Madame, vacíe sus bolsillos.

– Esto es un atropello. No sabe con quién está metiendo. Mi marido tiene muchas influencias y le puedo asegurar que acabará con su carrera si no me deja en paz.

– Eso ya lo veremos después señora. Primero, obedezca.

La dama continuaba sin aceptar las órdenes, por lo que Jonathan la obligó a poner sus manos contra la pared. En ese instante, vio como a ella le faltaba el dedo meñique de la mano derecha.

Velozmente, el detective registró los bolsillos del abrigo y encontró un guante de color rojo y el puñal con el que había sido atacado.

Hoy en día Jonathan es jefe de la policía y la paz ha vuelto a aquella ciudad.

Si te gustó este cuento de policías, no dejes de leer los otros géneros que tenemos aquí para ti.

Significado de soñar con Arcoíris

Cuando se sueña algo tan hermoso como lo es ese evento llamado Arcoíris, se puede decir que la buena suerte esta de nuestro lado, y aunque es raro soñar a colores, muchas personas tienen este tipo de sueños, que los deja con muchas interrogantes, del significado del sueño y que puede representar para su vida, y es que la interpretación de soñar con arcoíris en cualquier formato, siempre tiene un significado bueno para el que lo sueña.

Significado de soñar con Arcoíris

Soñar con arcoíris de colores: La interpretación de este tipo de sueños, es la de una paz interior, y que se está listo para cualquier eventualidad que se pueda llegar a suceder, la suerte esta de nuestro lado, con lo que tanto la vida laboral, como la personal, se está en una etapa de la vida espectacular.

Soñar con arcoíris y tocarlo: Es el significado de llegar al tan ansiado tesoro que siempre se habla de al final del arcoíris, es una interpretación de búsqueda del éxito, que está por llegar y que está a un simple paso de alcanzar.

Soñar con arcoíris después de una lluvia torrencial: Es la interpretación de un mal acontecimiento, que ha terminado y que da paso a una mejor situación emocional, con lo que las malas vibras han quedado en el olvido.

Los sueños son anhelos no cumplidos que todos los humanos tenemos a lo largo de nuestra existencia, el soñar bien o mal, depende exclusivamente de la problemática que se pueda llegar a suceder, y depende de uno mismo, dar solución a las interpretaciones de los sueños.

Espejito Espejito

Espejito EspejitoHemos escuchado de varias leyendas de terror cortas, una muy singular y que no puede pasar desapercibida es una basada en los espejos.

Este objeto de reflejo guarda muchos mitos, uno de ellos es que supuestamente son entradas a un mundo maligno paralelo al nuestro o que en ellos existen espíritus atrapados y como olvidarnos de aquella superstición ligada a la suerte en la que si rompes uno perderás tu buena fortuna.

Pues la siguiente leyenda de terror cuenta que hubo un espectro que logró tomar el cuerpo de un niño que se acababa de mudar con su familia a una casa nueva, en donde todos estaban ayudando a arreglar las cosas, los nuevos inquilinos tenían dos pequeños, uno de ellos le contó a su hermano que había oído voces de uno de los espejos, sin embargo éste no le creyó. Durante una noche quien ya había oído los sonidos antes volvió a escucharlos, pero esta vez durante la madrugada, por lo que la curiosidad lo llevó a levantarse y ver qué pasaba.

Los espejos empezaron a temblar y de ellos esqueléticas manos jalaban al pequeño, uno de estos espectros logró arrebatarle su alma y dejar el pequeño cuerpo como un envase vacío, la maliciosa criatura desde ese día se hizo pasar por el pequeño, cambiándole su conducta y provocando que le dé fin a la vida de sus padres y hermano empujándolos por las escaleras.

Han intentado durante muchos años sacar el espejo de las paredes de la casa, sin embargo esto no ha podido ser posible debido a que al parecer una fuerza extraña y sobrenatural evita que se le pueda retirar. Este espejo está a la espera de su próxima víctima, ya que la residencia tendrá la llegada de nuevos inquilinos ya sea tarde o temprano.

Cuento de terror el pozo de las cadenas

Cuento de terror el pozo de las cadenas

Mi tío Germán desde muy joven se fue a vivir al norte del país. Escogió irse a Baja California, porque de ese modo le quedaba muy fácil cruzar a los Estados Unidos para comprar cosas que no había en este territorio.

Me acuerdo perfectamente que un día que lo fui a visitar, me platicó un cuento de terror que me erizó el cabello, mientras íbamos con dirección a su domicilio. Según él, hace muchos años, cerca del pueblo de Tecate lo único que se podía vislumbrar eran caminos de tierra y uno que otro campo que la gente utilizaba para el cultivo.

Una calurosísima tarde, varios forasteros que transitaban por la vereda principal, se encontraban muy cansados debido a que habían recorrido varios kilómetros sin descanso y como sabes, ese tipo de suelo hace que la temperatura se conserve por más tiempo, haciendo prácticamente imposible que una persona pueda soportar mucho tiempo sin beber agua.

– Tengo mucha sed y ya se nos terminó el agua de nuestras cantimploras. Menciono uno.

– ¡Aguarda! Allá adelante hay un hombre, le preguntaré si sabe dónde podemos refrescarnos. Muy buenas tardes señor. Dijo el que comandaba la expedición.

– Buenas tardes ¿Ustedes no son de por aquí verdad?

– No señor, vamos de paso. Nuestro más grande anhelo es llegar a Tijuana lo antes posible, ya que tenemos un negocio pendiente que no puede esperar.

– ¡Jóvenes temo decirles que todavía les falta un largo trecho por recorrer! Respondió el aldeano.

– Oiga y ¿no sabe dónde podemos encontrar un poco de agua?

– Vengan a mi casa. Tengo el pozo casi lleno, les daré suficiente para que se refresquen y llenen sus recipientes a fin de que puedan continuar su camino.

– Se lo agradecemos mucho señor.

Llegaron a la morada del pueblerino y éste no solamente les ofreció la bebida prometida, sino que también les dio suficiente comida para qué repusieran las fuerzas perdidas por culpa del ardiente sol de Tecate.

La noche cayó acompañada de acompasados aullidos de coyotes que dirigían sus lamentos hacia la luna. Los forasteros no hicieron el más mínimo intento por marcharse y continuaron conversando hasta altas horas de la madrugada.

Se comenta que los vecinos de aquel lugar escucharon aproximadamente a las tres de la mañana, un fortísimo alarido que parecía el grito de alguien al que le hubieran sacado el corazón.

La verdad es que a la mañana siguiente, una persona que vivía cerca de esa casa entro al domicilio, pues le llamó la atención de que la reja estuviese abierta. Lo que encontró fue una escena que puso de manifiesto la barbarie humana.

El cuerpo del dueño de la casa yacía inerte dentro del pozo. Éste se encontraba fuertemente sujeto por gruesas cadenas. Cuando lo sacaron de allí, la gente vio como carecía de las extremidades superiores, al igual que de los ojos y lengua.

Además había sido apuñalado más de 20 veces en la espalda y otras tantas en el abdomen. Por esas razones, el agua del pozo estaba teñida de rojo. A la fecha, la gente que pasa durante la noche por las ruinas de esa vivienda, afirma que se escuchan fuertes lamentos.

Leyenda al otro lado de la pantalla

Leyenda al otro lado de la pantalla

Esta leyenda ocurrió en marzo del año 2000 en un condado de Illinois en los Estados Unidos.
Chloe acababa de recibir su ordenador nuevo y estaba ansiosa por conectarlo a internet, pues sus amigas le habían contado que en las salas de chat podía encontrar a su media naranja.

Conectó el cable del teléfono al puerto indicado y acto seguido abrió su explorador de Internet y escribió una dirección de chat. Inmediatamente Chloe quedó impresionada al ver la cantidad de temas de los cuales se podía conversar ahí. Desde leyendas antiguas, hasta lo que a ella le interesaba en ese momento, que como todos saben era encontrar pareja.

Ingresó sus datos y esperó a que un internauta se conectara con ella. Más rápido que un rayo comenzó a charlar con Justin, un sujeto que le dijo que vivía en Chicago. Luego de platicar por varias horas la chica se despidió y le dijo:

– ¡Me parece estupendo que vivamos en la misma ciudad! Tendremos que vernos en persona pronto, me encantó conversar contigo.

– Y porque esperar… Puedo ir a tu casa ahora mismo. Sé dónde vives.

– ¿Sí? No te creo.

– Vives en un apartamento, en un edificio de color café que está en una esquina. ¿O me equivoco?

– ¡Es verdad! No me explico cómo sabes eso.

– Ya te lo dije Chloe, he seguido tus pasos muy de cerca. Conozco tus gustos, inclusive he hablado con tu madre. Me interesas. Voy a irte a buscar, no te muevas tu casa, llego en media hora.

La muchacha no podía moverse de su asiento del susto que le había provocado esa conversación. Cuando pasaron 30 minutos, empezaron a golpear la puerta de su departamento.

Chloe entró en pánico, lo que provocó que no llamara a emergencias e informara de la situación que estaba pasando. Subió a la azotea y temblando de miedo se aventó al vacío creyendo que era la única manera de salvarse del ataque del acosador.

12 horas más tarde, los periódicos publicaban esta trágica historia titulándola así: “otra broma pesada que termina en suicidio”. El tabloide señalaba que el supuesto perseguidor de la joven, había sido una de sus amigas, la cual quiso jugarle una broma.

En la actualidad la otra chica se encuentra en un hospital psiquiátrico.

Las Teclas de Marfil

Las Teclas de Marfil

En una ciudad de provincia del sur de la Argentina se cuenta la historia de un talentoso pianista quien desde antes de cumplir los diez años ya era el mayor concertista de su comunidad. A la edad de nueve años Damián, el joven prodigio, fue llevado a estudiar música en París para explotar todo su potencial.

El éxito del joven en Europa fue tal que nunca volvería a su tierra, pues los conciertos y presentaciones se sucedían noche tras noche en la vida de Damián. Tan concurrida como su vida profesional era la amorosa del joven, quien no solo conquistaba mujeres con su maestría sobre las teclas sino con los dominios de otras artes.

Muchas fueron las jóvenes y no tan jóvenes que pasaron por los brazos de la prominente estrella, pero solo una la dueña de su corazón. Teresa se llamaba, era una joven peruana de la alta sociedad cuya vida se dividía entre Lima y Paris. Pero quiso el destino que esta joven, una de las más bellas doncellas nacidas en el altiplano, declinara continuamente los intentos del joven pianista.

Las historias cuentan que Damián, como parte de sus galanterías dedicaba conciertos enteros a la joven que de vez en cuando asistía a escucharle, pues su padre era fanático del piano. Una noche, presa de profunda tristeza por los desplantes de la joven el pianista compuso una balada para piano muy triste, que según sus vecinos desgarraba la oscuridad parisina.

Esta melodía nunca sería presentada oficialmente, pues esa noche desdichada Damián dio fin a su vida que, a pesar de que parecía llena de satisfacciones, nunca fue exitosa en el amor. Cuentan que de vez en cuando las teclas de su piano favorito, que reposa en un museo parisino, llora solo la triste melodía

Cuento popular los dos gatos

Cuento popular los dos gatos

El cuidador colocó a un gato delgado y desnutrido en una jaula. Frente a él se hallaba otro felino del mismo color pero en condiciones totalmente distintas, es decir, era gordito y su pelaje lucía esponjoso y suave. El gato saludable le preguntó a su vecino que si le gustaban los cuentos populares a lo que él respondió:

– Sí, disfruto de los cuentos populares y también de algunas leyendas. ¿Por qué te trajeron acá? No pareces alguien que ande por las calles. Más bien pareces un minino de casa.

– Efectivamente, vivo en una casa muy grande con mi amo. Él me da todo lo que pido. A diario desayuno una lata de atún o si lo deseo, puedo pedir también un filete de salmón ahumado. Pero ya me estoy desviando de lo que me preguntaste. La razón por la que me trajeron a este refugio de animales es que salté por la ventana para perseguir un pajarillo y luego ya no supe regresarme.

– ¿Oye y no crees que en tu hogar tengan un huequito para un gato más? No como mucho y soy un experto cazando ratones.

– Sí, la casa es muy grande y no veo que haya ningún inconveniente para que mi dueño te acepte. Además te aseguro que la vida allí es el paraíso. En las mañanas me levanto y me arrastro para agarrar mi bola de estambre. Me paso jugando con ella por horas y horas hasta que mi amo regresa de trabajar. Luego lo único que debo hacer es ronronear y echarme junto a sus pies. Posteriormente me acomoda en una cobijita suave de lana y a dormir se ha dicho. Se me olvidó decirte que tengo mi traste con agua y mi arena lista para lo que se ofrezca.

– Suena estupendo pero… ¿Cuando sales a pasear?

– Sólo que mi amo me lleve en su auto, de lo contrario no tengo permitido salir.

– ¿Significa que sacrificaste tu libertad con tal de tener lujos y comodidades?

– En cierto modo, aunque no me molesta en absoluto.

– Olvida lo que te dije hace un momento. Elijo quedarme en los huesos pero tener la oportunidad de ir a donde yo desee en el momento en que así lo quiera, que pasar el resto de mis días en una jaula de oro.

Cruce de venados

Cruce de venados

Cristian conducía muy tranquilo hacia su oficina, pues temía que el asfalto mojado pudiera provocarle un accidente, dado que un pariente suyo acababa de fallecer en un choque automovilístico.

El velocímetro no subía de los 60 km/h, a pesar de que la carretera estaba completamente despejada. Encendió la radio para escuchar el reporte de tráfico. Poco después, noto que frente a él se hallaban una serie de conos anaranjados, de esos que coloca la gente de protección y vialidad, cuando se encuentran reparando una calle o bien cuando va a pasar por ahí alguna personalidad que no quieren que sea molestada por el bullicio de los transeúntes.

– Éstos otra vez con sus arreglos. Caray, no pasa un día sin que me tengan que desviar de mi ruta. Yo no sé qué hacen con tantos impuestos que recaudan, si siempre las calles están con baches. Refunfuñaba en voz baja.

Un agente de tráfico le indicó que debía girar a la derecha tres cuadras adelante, debido a que el bloqueo continuaría hasta llegar a la calzada. Cristian acató las instrucciones y dio vuelta en donde se suponía que debía hacerlo.

Sin embargo, se trataba de una calle un tanto extraña, pues cruzaba directamente con una especie de bosque y además en la parte superior tenía un letrero que decía “Cruce de Venados”.

– Esto sí que es el colmo. Animales y personas viviendo en una misma ciudad, para eso están los zoológicos. Obviamente a Cristian no le gustaban las nuevas tendencias que las personas estamos tomando en pro de los animales, pero esa es otra historia.

A pesar de eso, se detuvo pues vio a un pequeño venado que tenía rota una patita.

– ¿Qué te pasa pequeño? ¿Quién te hizo daño? Yo te cuidaré hasta que te restablezcas. Por increíble que parezca, el hombre cumplió su promesa hasta que aquél cervatillo pudo correr libremente. Posteriormente, lo llevó a un prado lleno de árboles donde lo dejó en libertad.

En ciertas ocasiones los cuentos cortos nos enseñan como una persona puede cambiar de manera de pensar, dependiendo de las circunstancias que se le presenten en el camino.

Cuento popular del escorpión

Cuento popular del escorpión

Además del calor, en el desierto tienes la oportunidad de cruzarte con un sinfín de alimañas ponzoñosas, las cuales pueden acabar con tu vida en un santiamén. Néstor sabía esto la perfección, por eso aunque pasaba gran parte de su día entre nopales y cactus, vigilaba que no se le acercara uno de esos bichos raros que aparecen en tantas y tantas leyendas.

Se me viene de la mente las leyendas y los cuentos populares de los escorpiones. Esos pequeños animalitos que se esconden debajo de la arena para atacar a su víctima sin ser vistos.

Me cuentan que un día que Néstor fue a cortar unas tunas, se distrajo pues ese día en particular hacía mucho calor y el agua de su cantimplora se había agotado. La única manera que tenía de saciar su sed en ese momento era pelando uno de los frutos que acababa de recolectar.

Tomó su machete y peló la tuna. Comenzó a saborearla detenidamente, pues el líquido que de ésta salía era fresco y delicioso. En eso estaba cuando sintió un fuerte piquete. Movió la cabeza hacia abajo y vio como un escorpión se retiraba del lugar.

Presurosamente, tomó a la sabandija de la cola y le dijo:

– No merezco que me mates. Yo no te he hecho nada.

– Eso lo sé, pero en esta zona del desierto impera la ley del más fuerte. Si tú no me matas, alguien de tu especie lo hará. Respondió el alacrán.

Los movimientos y la velocidad con la que Néstor pronunciaba las palabras, cada vez se hacían más lentos debido a que el veneno avanzaba poco a poco por su sistema. En el instante en que el hombre iba a exhalar su último aliento, el escorpión se le acercó y volvió a picarlo.

– No morirás el día de hoy. Pero te convertirás en uno de los míos y así te darás cuenta que tu especie no respeta a ningún ser vivo. Pronunció el bicho.

Néstor quedó convertido en un escorpión al pie de ese nopal.

La reencarnación de la niña

La reencarnación de la niña

Una joven pareja que vivía en un pueblo muy chico en donde todos se conocían muy bien, y en donde los rumores corrían rápidamente, vivieron una de las leyendas de terror cortas más contadas en Europa.

Este matrimonio tuvo una hija al poco tiempo de haberse casado, la cual tenía malformaciones, algo que fue muy mal visto por el pueblo profundamente católico que creía que este tipo de hechos eran ocasionados por demonios.

Hartos de tantos rumores acerca del tipo de malformaciones que tenía su hija, los padres de la niña decidieron ir a un río que se encontraba en el campo, cerca de unas montañas, en donde decidieron tirar a la niña por allí, para de esa manera deshacerse del problema social que le causaba a la pareja.

Con el tiempo este acontecimiento perturbó notablemente a la pareja de jóvenes recién casados, puesto que los rumores acerca de la niña no dejaron de circular en el pueblo, y ellos mismos se sentían muy mal de lo que habían hecho hace tiempo atrás.

Luego de haber pasado dos años de que decidieron tirar a su hija en un río, tuvieron una nueva niña, la cual nació completamente sana, muy hermosa, rubia y de ojos claros. La niña fue rápidamente presentada en sociedad, para de esa manera lograr el apoyo y comprensión del pueblo, que se había creído la mentira de que la otra niña había muerto por problemas de salud.

Al pasar los años, cuando la niña cumplió 15 años, decidieron ir en un viaje por crucero al mar Mediterráneo, en donde sucedió un hecho escalofriante, ya que cuando se encontraban en medio del mar, la niña les preguntó a sus padres: ¿No volverán a tirarme al agua cierto?.