Todas las entradas de: admin

Las Teclas de Marfil

Las Teclas de Marfil

En una ciudad de provincia del sur de la Argentina se cuenta la historia de un talentoso pianista quien desde antes de cumplir los diez años ya era el mayor concertista de su comunidad. A la edad de nueve años Damián, el joven prodigio, fue llevado a estudiar música en París para explotar todo su potencial.

El éxito del joven en Europa fue tal que nunca volvería a su tierra, pues los conciertos y presentaciones se sucedían noche tras noche en la vida de Damián. Tan concurrida como su vida profesional era la amorosa del joven, quien no solo conquistaba mujeres con su maestría sobre las teclas sino con los dominios de otras artes.

Muchas fueron las jóvenes y no tan jóvenes que pasaron por los brazos de la prominente estrella, pero solo una la dueña de su corazón. Teresa se llamaba, era una joven peruana de la alta sociedad cuya vida se dividía entre Lima y Paris. Pero quiso el destino que esta joven, una de las más bellas doncellas nacidas en el altiplano, declinara continuamente los intentos del joven pianista.

Las historias cuentan que Damián, como parte de sus galanterías dedicaba conciertos enteros a la joven que de vez en cuando asistía a escucharle, pues su padre era fanático del piano. Una noche, presa de profunda tristeza por los desplantes de la joven el pianista compuso una balada para piano muy triste, que según sus vecinos desgarraba la oscuridad parisina.

Esta melodía nunca sería presentada oficialmente, pues esa noche desdichada Damián dio fin a su vida que, a pesar de que parecía llena de satisfacciones, nunca fue exitosa en el amor. Cuentan que de vez en cuando las teclas de su piano favorito, que reposa en un museo parisino, llora solo la triste melodía

Cruce de venados

Cruce de venados

Cristian conducía muy tranquilo hacia su oficina, pues temía que el asfalto mojado pudiera provocarle un accidente, dado que un pariente suyo acababa de fallecer en un choque automovilístico.

El velocímetro no subía de los 60 km/h, a pesar de que la carretera estaba completamente despejada. Encendió la radio para escuchar el reporte de tráfico. Poco después, noto que frente a él se hallaban una serie de conos anaranjados, de esos que coloca la gente de protección y vialidad, cuando se encuentran reparando una calle o bien cuando va a pasar por ahí alguna personalidad que no quieren que sea molestada por el bullicio de los transeúntes.

– Éstos otra vez con sus arreglos. Caray, no pasa un día sin que me tengan que desviar de mi ruta. Yo no sé qué hacen con tantos impuestos que recaudan, si siempre las calles están con baches. Refunfuñaba en voz baja.

Un agente de tráfico le indicó que debía girar a la derecha tres cuadras adelante, debido a que el bloqueo continuaría hasta llegar a la calzada. Cristian acató las instrucciones y dio vuelta en donde se suponía que debía hacerlo.

Sin embargo, se trataba de una calle un tanto extraña, pues cruzaba directamente con una especie de bosque y además en la parte superior tenía un letrero que decía «Cruce de Venados».

– Esto sí que es el colmo. Animales y personas viviendo en una misma ciudad, para eso están los zoológicos. Obviamente a Cristian no le gustaban las nuevas tendencias que las personas estamos tomando en pro de los animales, pero esa es otra historia.

A pesar de eso, se detuvo pues vio a un pequeño venado que tenía rota una patita.

– ¿Qué te pasa pequeño? ¿Quién te hizo daño? Yo te cuidaré hasta que te restablezcas. Por increíble que parezca, el hombre cumplió su promesa hasta que aquél cervatillo pudo correr libremente. Posteriormente, lo llevó a un prado lleno de árboles donde lo dejó en libertad.

En ciertas ocasiones los cuentos cortos nos enseñan como una persona puede cambiar de manera de pensar, dependiendo de las circunstancias que se le presenten en el camino.

La reencarnación de la niña

La reencarnación de la niña

Una joven pareja que vivía en un pueblo muy chico en donde todos se conocían muy bien, y en donde los rumores corrían rápidamente, vivieron una de las leyendas de terror cortas más contadas en Europa.

Este matrimonio tuvo una hija al poco tiempo de haberse casado, la cual tenía malformaciones, algo que fue muy mal visto por el pueblo profundamente católico que creía que este tipo de hechos eran ocasionados por demonios.

Hartos de tantos rumores acerca del tipo de malformaciones que tenía su hija, los padres de la niña decidieron ir a un río que se encontraba en el campo, cerca de unas montañas, en donde decidieron tirar a la niña por allí, para de esa manera deshacerse del problema social que le causaba a la pareja.

Con el tiempo este acontecimiento perturbó notablemente a la pareja de jóvenes recién casados, puesto que los rumores acerca de la niña no dejaron de circular en el pueblo, y ellos mismos se sentían muy mal de lo que habían hecho hace tiempo atrás.

Luego de haber pasado dos años de que decidieron tirar a su hija en un río, tuvieron una nueva niña, la cual nació completamente sana, muy hermosa, rubia y de ojos claros. La niña fue rápidamente presentada en sociedad, para de esa manera lograr el apoyo y comprensión del pueblo, que se había creído la mentira de que la otra niña había muerto por problemas de salud.

Al pasar los años, cuando la niña cumplió 15 años, decidieron ir en un viaje por crucero al mar Mediterráneo, en donde sucedió un hecho escalofriante, ya que cuando se encontraban en medio del mar, la niña les preguntó a sus padres: ¿No volverán a tirarme al agua cierto?.

El Cadejo

El CadejoLas noches oscuras no son solo el hogar de terribles espantos que por diversión o maldición persiguen a los morales incautos que se atreven a andar fuera de casa a las horas que no deben. Hay también seres de luz que se manifiestan en las horas nocturnas para cuidar a las personas de buen corazón que por uno u otro motivo deben estar en la calle hasta tarde.

Muchas culturas reconocen la leyenda de un espíritu misterioso que adopta la forma de un gran perro, unas veces blanco y otras negro, que acompaña a los caminantes de por senderos solitarios en las noches de tormenta. En el norte de Europa y las islas Británicas el nombre de este espíritu es Grim, mientras que en América Central y México se le llama Cadejo Blanco o en tal caso, Cadejo Negro.

Según los que han tenido la suerte de haber visto alguna vez esta leyenda, la sensación de tranquilidad al avanzar por la solitaria noche en compañía de éste es de completa tranquilidad. Nadie sabe cómo aparece este espíritu a su lado, simplemente sienten la presencia de un animal que avanza con ellos de pronto en medio de la noche y cuando están por llegar a su destino este ha desaparecido tan en silencio como llegó.

Pero como en la mayoría de los fenómenos paranormales la dualidad juega un papel fundamental, y El Cadejo no es la excepción. Así como existe un espíritu canino bueno existo uno maligno, un Cadejo negro que asecha a los caminantes nocturnos de espíritu turbio para asesinarles.

Esta leyenda se basa en el hecho de que alrededor de los seres humanos las fuerzas del bien y del mal se encuentran en enfrentamiento constante, deseosas ambas de inclinar las almas hacia su lado y aumentar su ejército de fieles o esclavos.