Cruce de venados

Cruce de venados

Cristian conducía muy tranquilo hacia su oficina, pues temía que el asfalto mojado pudiera provocarle un accidente, dado que un pariente suyo acababa de fallecer en un choque automovilístico.

El velocímetro no subía de los 60 km/h, a pesar de que la carretera estaba completamente despejada. Encendió la radio para escuchar el reporte de tráfico. Poco después, noto que frente a él se hallaban una serie de conos anaranjados, de esos que coloca la gente de protección y vialidad, cuando se encuentran reparando una calle o bien cuando va a pasar por ahí alguna personalidad que no quieren que sea molestada por el bullicio de los transeúntes.

– Éstos otra vez con sus arreglos. Caray, no pasa un día sin que me tengan que desviar de mi ruta. Yo no sé qué hacen con tantos impuestos que recaudan, si siempre las calles están con baches. Refunfuñaba en voz baja.

Un agente de tráfico le indicó que debía girar a la derecha tres cuadras adelante, debido a que el bloqueo continuaría hasta llegar a la calzada. Cristian acató las instrucciones y dio vuelta en donde se suponía que debía hacerlo.

Sin embargo, se trataba de una calle un tanto extraña, pues cruzaba directamente con una especie de bosque y además en la parte superior tenía un letrero que decía “Cruce de Venados”.

– Esto sí que es el colmo. Animales y personas viviendo en una misma ciudad, para eso están los zoológicos. Obviamente a Cristian no le gustaban las nuevas tendencias que las personas estamos tomando en pro de los animales, pero esa es otra historia.

A pesar de eso, se detuvo pues vio a un pequeño venado que tenía rota una patita.

– ¿Qué te pasa pequeño? ¿Quién te hizo daño? Yo te cuidaré hasta que te restablezcas. Por increíble que parezca, el hombre cumplió su promesa hasta que aquél cervatillo pudo correr libremente. Posteriormente, lo llevó a un prado lleno de árboles donde lo dejó en libertad.

En ciertas ocasiones los cuentos cortos nos enseñan como una persona puede cambiar de manera de pensar, dependiendo de las circunstancias que se le presenten en el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *