Cuento popular los dos gatos

Cuento popular los dos gatos

El cuidador colocó a un gato delgado y desnutrido en una jaula. Frente a él se hallaba otro felino del mismo color pero en condiciones totalmente distintas, es decir, era gordito y su pelaje lucía esponjoso y suave. El gato saludable le preguntó a su vecino que si le gustaban los cuentos populares a lo que él respondió:

– Sí, disfruto de los cuentos populares y también de algunas leyendas. ¿Por qué te trajeron acá? No pareces alguien que ande por las calles. Más bien pareces un minino de casa.

– Efectivamente, vivo en una casa muy grande con mi amo. Él me da todo lo que pido. A diario desayuno una lata de atún o si lo deseo, puedo pedir también un filete de salmón ahumado. Pero ya me estoy desviando de lo que me preguntaste. La razón por la que me trajeron a este refugio de animales es que salté por la ventana para perseguir un pajarillo y luego ya no supe regresarme.

– ¿Oye y no crees que en tu hogar tengan un huequito para un gato más? No como mucho y soy un experto cazando ratones.

– Sí, la casa es muy grande y no veo que haya ningún inconveniente para que mi dueño te acepte. Además te aseguro que la vida allí es el paraíso. En las mañanas me levanto y me arrastro para agarrar mi bola de estambre. Me paso jugando con ella por horas y horas hasta que mi amo regresa de trabajar. Luego lo único que debo hacer es ronronear y echarme junto a sus pies. Posteriormente me acomoda en una cobijita suave de lana y a dormir se ha dicho. Se me olvidó decirte que tengo mi traste con agua y mi arena lista para lo que se ofrezca.

– Suena estupendo pero… ¿Cuando sales a pasear?

– Sólo que mi amo me lleve en su auto, de lo contrario no tengo permitido salir.

– ¿Significa que sacrificaste tu libertad con tal de tener lujos y comodidades?

– En cierto modo, aunque no me molesta en absoluto.

– Olvida lo que te dije hace un momento. Elijo quedarme en los huesos pero tener la oportunidad de ir a donde yo desee en el momento en que así lo quiera, que pasar el resto de mis días en una jaula de oro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *