Leyenda al otro lado de la pantalla

Leyenda al otro lado de la pantalla

Esta leyenda ocurrió en marzo del año 2000 en un condado de Illinois en los Estados Unidos.
Chloe acababa de recibir su ordenador nuevo y estaba ansiosa por conectarlo a internet, pues sus amigas le habían contado que en las salas de chat podía encontrar a su media naranja.

Conectó el cable del teléfono al puerto indicado y acto seguido abrió su explorador de Internet y escribió una dirección de chat. Inmediatamente Chloe quedó impresionada al ver la cantidad de temas de los cuales se podía conversar ahí. Desde leyendas antiguas, hasta lo que a ella le interesaba en ese momento, que como todos saben era encontrar pareja.

Ingresó sus datos y esperó a que un internauta se conectara con ella. Más rápido que un rayo comenzó a charlar con Justin, un sujeto que le dijo que vivía en Chicago. Luego de platicar por varias horas la chica se despidió y le dijo:

– ¡Me parece estupendo que vivamos en la misma ciudad! Tendremos que vernos en persona pronto, me encantó conversar contigo.

– Y porque esperar… Puedo ir a tu casa ahora mismo. Sé dónde vives.

– ¿Sí? No te creo.

– Vives en un apartamento, en un edificio de color café que está en una esquina. ¿O me equivoco?

– ¡Es verdad! No me explico cómo sabes eso.

– Ya te lo dije Chloe, he seguido tus pasos muy de cerca. Conozco tus gustos, inclusive he hablado con tu madre. Me interesas. Voy a irte a buscar, no te muevas tu casa, llego en media hora.

La muchacha no podía moverse de su asiento del susto que le había provocado esa conversación. Cuando pasaron 30 minutos, empezaron a golpear la puerta de su departamento.

Chloe entró en pánico, lo que provocó que no llamara a emergencias e informara de la situación que estaba pasando. Subió a la azotea y temblando de miedo se aventó al vacío creyendo que era la única manera de salvarse del ataque del acosador.

12 horas más tarde, los periódicos publicaban esta trágica historia titulándola así: “otra broma pesada que termina en suicidio”. El tabloide señalaba que el supuesto perseguidor de la joven, había sido una de sus amigas, la cual quiso jugarle una broma.

En la actualidad la otra chica se encuentra en un hospital psiquiátrico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *